Seleccionar página

Nosotros

Quienes somos

Somos una bodega joven y pequeña, pero con muchas generaciones detrás nuestro
dedicadas a la viticultura.
Nuestros viñedos, todas ellos orgánicos, se encuentran en la parte más alta del Penedès, en la subzona Alts d’Ancosa, escondidas, donde la paz y el silencio dominan un paisaje de bosques y vestigios de nuestra rica historia. Su situación entre 500 y 800 metros sobre el nivel del mar, con una gran diferencia térmica entre el día y la noche, proporciona a la uva una maduración lenta, única y de alta frescura mientras el suelo suministra aspectos minerales únicos.
Producimos nuestro propio vino a partir de variedades indígenas como Sumoll,
Montonega, Parellada, Garnacha Blanca y Negra y foráneas como Sauvignon Blanc y Merlot. Nuestro compromiso es dar prioridad a la calidad sobre la cantidad mediante la aplicación de métodos de excelencia tanto en la viticultura como en la vinicultura.

El terreno y el clima

Ubicados en la parte más alta de El Penedès, las viñas se encuentran situadas a una altitud sobre el nivel del mar de entre 500 y 800 metros entre las sierras del Montmell y de Ancosa donde destaca el Puig de Montagut (vértice geodésico).

Con una orografía montañosa, las superficies son pequeñas con llanuras y laderas que difícilmente llegan a una hectárea de superficie. El territorio está atravesado por la riera de Marmellar con una banda umbría y una banda solana. El paisaje es como un mosaico de bosques de pinos y encinas donde se ubican los viñedos que respiran paz y tranquilidad en este rincón alejado de la industria y de las infraestructuras viarias.

Los suelos son arcillosos y calcáreos que tienen una buena capacidad para retener
nutrientes y agua. Esto proporciona unos ciclos de maduración más largos y un mayor contenido de polifenoles que proporcionan antioxidantes. En este suelo se pueden conseguir unas uvas que dan lugar a unos vinos bien estructurados.

Nos encontramos con un clima eminentemente mediterráneo, pero con unas
características muy peculiares derivadas de la altura. Esta proporciona una diferencia térmica día-noche que hace que la maduración de la uva sea lenta consiguiendo unos resultados de muy alta calidad. También las condiciones proporcionan a nuestras uvas un grado de acidez alto lo que hace que nuestros vinos sean muy frescos.

La historia y las personas

La historia de nuestro territorio se remonta al siglo X cuando se estableció la primera
comanda de los Templarios. Paseando nos encontramos con torres de vigía, masías
centenarias y construcciones de piedra seca que dan testimonio de la larga historia que
nos precede. El cultivo de la viña se introdujo en nuestro territorio en aquellos lejanos
tiempos.

Viticultura

Nos domina el afán de conseguir una agricultura que cada vez sea más sostenible. Por ello, todas nuestras viñas están cultivadas en régimen ecológico sometido a rigurosas auditorías por parte del CCPAE (Consejo Catalán de Producción Agraria Ecológica).

Todos nuestros vinos proceden de viñas cultivadas por agricultores profesionales de la Agrupación de Agricultores de El Pla de Manlleu. Los miembros de la Agrupación
tienen una trayectoria de muchas generaciones en el cultivo de la vid por lo que tienen una calificación inmejorable para garantizar la excelencia en las prácticas que aplican en el transcurso de todo el ciclo de cultivo de la vid.

Vinicultura

Nuestro enólogo, Josep Mitjans, ha trabajado intensamente en los últimos años para
promover la elaboración de vinos con fermentaciones muy controladas, y con el objetivo de mantener la coherencia en la filosofía que se aplica a la viña y abrir una puerta a los vinos más respetuosos desde su origen hasta que llegan a la mesa.

El objetivo es trasladar a los vinos la máxima expresión aromática de la fruta, con
todos sus matices para conseguir las mejores expresiones de cada variedad. Recuperó el ánfora, una tradición milenaria, volviendo a dar valor a un envase noble, que deja respirar el vino y lo mantiene fresco.

El espumoso que hacemos, bajo el paraguas del Clásico Penedès (DO Penedès), es la expresión del territorio. El secreto de los grandes espumosos es un vino base excelente que hace la segunda fermentación en botella.

Ahora empezamos a hacer vinos monovarietales naturales, cero sulfitos, con variedades autóctonas como el Sumoll y la Parellada, criados en ánforas de arcilla de 1.000 litros.